Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca (Hebreos 10:24-25)

Las personas con más fortaleza de carácter son aquéllas que han des- arrollado unos lazos fuertes con las personas de su alrededor: familia y amigos. Muchos conocemos a cristianos que han dejado de acudir a la igle- sia y de tener relación con los hermanos. La excusa que suelen dar es que no necesitan congregarse con los hermanos en la iglesia para seguir cre- yendo y manteniendo una relación personal con Dios. Se están engañando. O nos estamos engañando.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies