Daniel 3:12-18 En tiempo de bonanza todo nos sonríe y va bien y es fácil decir y acon- sejar a otros que el Señor es poderoso y todo lo puede y no hay que pre- ocuparse. Las situaciones traumáticas difíciles nos pueden hacer tambalear, y no es fácil mantenernos firmes sin desmayar. Aún, así, sabemos del poder y misericordia de nuestro Dios e igualmente sabemos que, aunque las cosas no nos salgan como a nosotros nos gustaría que fuesen, ese poder no mengua ni disminuye, sino que sigue siendo el mismo.

En este pasaje del libro de Daniel, Vemos a estos tres jóvenes valientes enfrentándose a Nabucodonosor y demostrando una fe firme en Dios sabiendo que es poderoso para salvarles pero que si así no fuera sigue siendo igualmente poderoso. Estaban en un país que no era su país e iban contracorriente y levantaron envidias porque además estaban en puestos de relevancia. Fueron acusados, pero no desmayaron, su respuesta fue firme y confiando nada menos que en el Dios de los ejércitos quien pelea nuestras batallas con su soberano poder.

Los ver. 17 y 18 de Daniel 3 dice: “He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” Lo tenían claro si Él quiere nos librará con su poder, pero si no nos libra su poder sigue siendo el mismo. Le vinieron a decir: sea cual sea la respuesta de nuestro Dios, confiamos igualmente en su soberano poder.

Josefina Martin



Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies