A lgo que tiene en particular el cristianismo es su relación entre la Palabra

de Dios y la vida. Pensemos, por ejemplo, en el relato de la creación de

Génesis 1, en el que la realidad viva del mundo va naciendo de la Palabra

de Dios. Él dice, y es hecho (Génesis 1:24). Un mensaje muy diferente del

poema babilónico “Enuma Elish”, con el que claramente polemiza, y en el

que el dios Marduk crea el mundo desmembrando el cadáver de otra diosa,

Tiamat, a la que ha vencido.

Otro ejemplo muy claro de cómo la Palabra de Dios y la vida están relacionadas

íntimamante es el oficio de profeta. Los profetas son los encargados

de anunciar la Palabra de Dios, no simplemente para satisfacer la

curiosidad de las gentes, y mucho menos para lanzar mensajes enigmáticos

que solamente unos pocos entiendan, sino para que todos vivan de

una manera correcta: “No quiero la muerte del que muere, dice el Señor,

convertíos, pues, y viviréis” (Ezequiel 18:32)

 

Jesús mismo hizo referencia a esta relación en un bello texto poético, que

es la parábola del sembrador (Lucas 8:4-15). La semilla que puede fructificar,

llegar a crecer para convertirse en un ser vivo, una hermosa planta, es

la Palabra de Dios. Se trata, además, de una especie de vida contagiosa, ya

que una planta genera frutos, que, a su vez generarán otras plantas, otros

frutos, otra vida.

 

Me viene a la memoria la letra de un antiguo himno. ¡Oh cantádmelas otra vez,

bellas palabras de vida! (…) Sí, de luz y vida son sontén y guía… que fue compuesto

en el S.XIX. Y es que la experiencia de encontrar la Vida en la Palabra de

Dios siempre ha sido central para el cristianismo. El mismo Jesús, quien es la

Palabra hecha carne (Juan 1:14), es, también el Pan de Vida (Juan 6:35).

 

El deseo que expresa Pablo a los Colosenses, “que la Palabra de Dios viva en

abundancia en vosotros” (Colosenses 3:16) va mucho más allá de un ánimo al

estudio bíblico (que es necesario) al canto religioso (que es bueno) o incluso a la

oración, y nada tiene que ver con el empleo de un lenguaje rebuscado que imite

la bella traducción Reina-Valera. Se trata de un anhelo arraigado en la idea de

que Jesús, la Palabra de Dios, es capaz de crear vida en nosotros. Una vida profética,

ejemplar, fructífera, contagiosa, auténtica y eterna. Ojalá que cada día preparemos

nuestra tierra para que caiga y eche buenas raíces.

 

Daniel Sanchez Palmero



Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies